Observar aves es beneficioso para la salud

Es bien conocido el papel crucial de los bosques para la salud del planeta, pero también cada vez más estudios apuntan a que los espacios verdes tienen beneficios directos sobre nuestra propia salud. Cuanto más verde es el entorno, menos frecuentes son las enfermedades cardiovasculares y pulmonares, diabetes, depresión o trastornos de ansiedad.

Ahora, un estudio realizado en Reino Unido demuestra que el simple hecho de observar aves mejora la salud mental. Según publican los investigadores de la Universidad de Exeter en la revista «Bioscience», ver aves alivia la ansiedad y la depresión. No se trata de apuntarse a un maratón ornitológico sino del hecho cotidiano de mirar a los pájaros y su entorno circundante, como árboles y arbustos, mientras paseamos por el barrio, vamos de compras o nos desplazamos al trabajo. Incluso los trabajadores de espacios cerrados como las oficinas pueden descargarse del estrés observando aves desde su ventana. Según los científicos, este simple hecho puede mejorar la salud mental de las personas, incluso si no se vive en una zona rural.

El estudio, que ha involucrado a 270 personas de tres municipios británicos, muestra que los niveles más bajos de depresión, ansiedad y estrés se asociaban con el número de aves que la gente podía ver durante la tarde. Se contabilizaron especies comunes en áreas urbanas como petirrojos, mirlos, herrerillos y córvidos, pero no se encontró una correlación entre las especies en sí y la salud mental. Daba lo mismo la especie observada: lo que mejoraba el bienestar psíquico de la gente era la simple interacción con las aves.

Más tiempo al aire libre

El director del estudio, Daniel Cox, de la Universidad de Exeter, explica que «este estudio comienza a desvelar el papel que algunos componentes claves de la naturaleza juegan para nuestro bienestar mental». Los investigadores también corroboraron que aquellas personas que pasan menos tiempo al aire libre, en comparación con los que salen más al campo, son más propensas a manifestar sentimientos de ansiedad o depresión.

Otros estudios previos ya han puesto de manifiesto que el contacto con el medio ambiente estimula los sentidos; amplía las capacidades de observación, razonamiento y análisis; y reduce el riesgo de sobrepeso infantil, algunas enfermedades neumónicas y otras patologías de especial incidencia en la niñez como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Beatriz Sánchez, coordinadora del proyecto Life+ Activa Red Natura 2000 de SEO/BirdLife, explica que en la organización han puesto en marcha una actividad en la que «llevamos a jóvenes con TDAH a un espacio de la Red Natura 2000 y hacemos talleres relacionados con la escucha del canto de las aves. Hemos comprobado que el contacto con la naturaleza les ha ayudado a relajarse, a concentrarse mejor y a olvidarse por un momento de sus problemas».

Reverdecer las ciudades

Según este estudio de la Universidad de Exeter, la asociación positiva entre aves, arbustos y árboles y una mejor salud mental no entiende de tipos de vecindario, ingresos económicos, edad u otros factores sociodemográficos: beneficia a todas las personas por igual. En este sentido, Cox recomienda la receta de reverdecer las ciudades: «Las aves alrededor de los hogares, y la naturaleza en general, muestran grandes promesas en la salud preventiva ya que hacen ciudades más saludables, lugares más felices para vivir».

Y es que cada vez más estudios apuntan al beneficioso efecto de las masas arboladas sobre nuestra salud, frente a «la excesiva concentración de ladrillo, cemento y asfalto, con exclusión total de cualquier elemento biológico, que afecta a la salud física y psíquica de muchas personas», afirma Antonio Pou, profesor titular del departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, en el libro «Agricultura urbana integral», editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

«Lo que realmente necesitamos es integrar bloques importantes del funcionamiento natural dentro de las ciudades, para que sean más habitables. La naturalización de las urbes no es un asunto de opción de tipo de vida o de manera de pensar, es una necesidad que se hace más imperiosa cada día que pasa», insiste.

El ejemplo de que algo no está funcionando bien en las ciudades donde vivimos es la escasa presencia de gorriones, especie ligada al ser humano desde su origen. Desde la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) advierten de que el descenso en su población puede estar reflejando cambios ambientales que afectarán también a otras especies silvestres, para bien o para mal, y sobre todo a la otra especie más común en medios urbanos: nosotros. «No se trata de una cuestión anecdótica: menos biodiversidad urbana significa más contaminación, más emisiones de CO2, menos zonas verdes y, por tanto, entornos menos saludables», indica Asunción Ruiz, directora ejecutiva de esta organización conservacionista.

Los beneficios de caminar diez mil pasos al día

Dar unos 10.000 pasos al día aumenta nuestro número de células inmunológicas y provoca que las defensas del organismo incrementen su efectividad más de un 30%, según han asegurado expertos del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), el Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña, el Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco, el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Navarra, y el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia, a través de su videoconsejo del mes de mayo de la campaña 12 meses, 12 consejos de salud. Además, los fisioterapeutas han señalado que si se dan hasta 12.000 pasos (9,6 kilómetros), se comienza a perder peso de forma apreciable siempre que también se siga una dieta adecuada, y si se superan los 17.000 pasos (unos 13,6 kilómetros) se estará haciendo un ejercicio aeróbico “muy eficaz”. Y es que, al caminar, se mueven 200 de los 650 músculos del cuerpo, es decir un 30% de todo el sistema muscular, lo que convierte a esta actividad, si se practica de forma regular y a cierta velocidad, en un “buen ejercicio” para mantenerse en forma y combatir muchas enfermedades del corazón, problemas de circulación, osteoporosis, infecciones y sobrepeso. Al caminar se mueven 200 de los 650 músculos del cuerpo, es decir un 30% de todo el sistema muscularAsimismo, caminar también fortalece los músculos de la cadera, muslos y piernas; regula la presión sanguínea, disminuyendo el peligro de infarto y mejorando la actividad cardiaca; apoya la regeneración ósea, ya que el calcio de los alimentos se aprovecha más si se activan los huesos regularmente, y ayuda a reducir el estrés. “Caminar resulta la alternativa más sana y agradable, ya que al ser en realidad el movimiento natural del ser humano, no sobrecarga los ligamentos, las articulaciones, ni los tendones, con lo que se reduce el riesgo de lesiones. Sin embargo, caminar por sí solo no ayuda a adelgazar, aunque sí se conseguirá perder peso si acompañamos el ejercicio de una ingesta de alimentos moderada de forma que quememos más calorías de las que ingerimos”, ha señalado el secretario general del CPFCM, José Santos. Pérdida de calorías De hecho, prosigue, está comúnmente aceptado que un kilo de grasa equivale a 7.716 calorías por lo que si se queman 1.102 calorías más de las que se come cada día, se pierde 1 kilo en una semana, el máximo dentro de lo que se considera saludable. “Como regla general, podemos calcular el gasto calórico andando entre 4 y 6 kilómetros por hora y multiplicando el peso de la persona por los kilómetros que recorra y por el factor 0,73. De esta forma una persona de 80 kilogramos que recorra 10 kilómetros a ese ritmo quemaría unas 584 calorías”, ha apostillado. Por otra parte, Santos ha recordado que cada vez más gente acude a podólogos y ortopedias para analizar su pisada y su marcha, y plantear patrones correctivos en el caso de que se haga de forma incorrecta. No obstante, ha recalcado que los fisioterapeutas también están capacitados para identificar y tratar estas incorrecciones, al distinguir cómo cambia el centro de gravedad del paciente antes y después del tratamiento fisioterapéutico. Y es que, la marcha se puede ver afectada por diversas patologías, lo que origina modificaciones en el patrón normal. Esto puede deberse a varias causas, entre ellas, a una discrepancia de longitud de los miembros inferiores; a una limitación del rango articular, es decir, cuando la articulación no puede moverse todo lo que debería; a una inestabilidad articular que puede llegar a imposibilitar la marcha, o que simplemente exige un trabajo extra a la musculatura para hacer un trabajo que cápsula y ligamentos no realizan; o a la alteración que se produce en el desplazamiento o apoyo normal de las piernas y pies de una persona cuando el dolor provocado por algún tipo de lesión, le impide caminar de forma normal.

Alimentos que alargan la vida

Lácteos y pescado

Este tipo de alimentos contienen vitamina D y Calcio que ayudan a prevenir una enfermedad llamada osteoporosis, la cual se origina después de los 30 años debido a una reducción de la masa ósea en los huesos, causando fracturas y diferentes lesiones que afectan la salud.

Carnes blancas

El pavo, el pollo y el pescado contienen un 25% menos de calorías que las carnes rojas; estos alimentos son de gran ayuda para reducir el consumo de grasas y cuidar al mismo tiempo de la salud. Sus altos contenidos de zinc y hierro, favorecen la acción de los glóbulos rojos. También se ha comprobado que su consumo es de gran ayuda para fortalecer y proteger el sistema nervioso.

Frutos rojos

Los frutos rojos tienen propiedades antioxidantes que previenen infecciones urinarias, además también poseen vitamina C y flavonoides, que protegen el cuerpo y evitan las enfermedades cardiacas.

El aguacate

Su alto contenido de vitaminas ayuda a prevenir muchas enfermedades que por lo general se dan en la etapa adulta, gracias esto se aumentan las probabilidades de alargar la vida y da vitalidad al cuerpo para gozar mejor de la salud. El aguacate posee vitaminas A, B1, B2, B3, B6, D y potasio, ayuda a controlar  la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, previniendo de infartos o cualquier enfermedad cardiaca.

Brócoli

El brócoli es una de las verduras que más ayudan a combatir las enfermedades, posee vitaminas A y C, las cuales incrementan y fortalece el sistema inmunológico. Sus propiedades y consumo ayudan a la prevención del cáncer y las enfermedades del corazón, también es un buen desintoxicante y ayuda a depurar el organismo.

El orégano

Estudios especializados han demostrado que el orégano contiene un ingrediente activo que inhibe la inflamación de los tejidos y articulaciones, también actúa evitando la degeneración ósea y le da fortaleza a este sistema.

Ajo

El ajo contiene entre sus ingredientes dos productos principales que se encargan de actuar en favor de la salud, se trata de la alicina y el sulfuro dialilo.
Consumir un diente de ajo por día preferiblemente crudo, protege el cuerpo contra el cáncer y las enfermedades cardiacas. Consumir al menos 1 por semana reduce el riesgo de contraer cáncer de colón, adicional a esto es un alimento con muchos beneficios para desintoxicar el organismo y para combatir muchas enfermedades.

Nueces y frutos secos

Las nueces y los frutos secos son uno de los alimentos más recomendados para cuidar de la salud. Sus altos índices de minerales, como potasio, magnesio, zinc y selenio, los hacen muy saludables y con muchos beneficios para el organismo. Un estudio reveló que consumir 5 nueces, durante 5 días a la semana, mejora el funcionamiento del corazón y previene enfermedades como el alzheimer, depresión y esclerosis múltiple.

Miel

Este alimento es uno de los más conocidos y usados en todo el mundo tanto por sus propiedades para cuidar de la piel y el cabello, como para cuidar el organismo en general. Usar la miel como una alternativa endulzante a otros azucares, ayuda a fortalecer el corazón, soldar los huesos, combatir impurezas de la sangre y además se dice que incrementa la longevidad porque rejuvenece el sistema reproductor femenino.

Germen de trigo

El germen de trigo es una gran fuente de vitamina E, complejo vitamínico B y hierro, su consumo es muy recomendado para cuidar de la salud en todo sentido y se ha comprobado que previene la arteriosclerosis. Según estudios médicos, consumir este alimento a diario combinado con una buena dieta y ejercicio, puede sumarte hasta 5 años de vida.